Reseña "Koe no Katachi" o "A silent voice"

viernes, 9 de junio de 2017

Koe no Katachi – A silent voice

Título original: Koe no Katachi
Director: Naoko Yamada
País: Japón

Año: 2016
Duración: 2 hs. 10 mins
Género: Drama. Amistad. Acoso escolar


Sinopsis:

La historia gira en torno a Shoko Nishimiya, una estudiante de primaria que es sorda de nacimiento y que al cambiarse de colegio comienza a recibir acoso escolar por parte de sus nuevos compañeros. Uno de los principales responsables es Ishida Shouya quien termina por forzar que Nishimiya se cambie de escuela.

Como resultado de los actos contra Shoko las autoridades del colegio toman cartas en el asunto y el curso señala como único responsable a Ishida, quien comienza a sentir el acoso impuesto por sus propios compañeros, al mismo tiempo que termina aislándose de los que alguna vez fueron sus amigos.


Años después, Ishida intenta corregir su mal actuar, buscando la redención frente a Nishimiya.



Película de origen japonés, Koe no Katachi nos trae la historia de dos chicos que se conocen en la primaria. Cada uno tiene un peso que lo sofoca. Le tenía mucha fe a esta película y evidentemente no me decepcionó para nada. Esta historia viene de un manga de Yoshitoki Oima. No es una historia de romance, es un drama de emociones intensas pero sencillas, humanas y reales.

Ishida, el protagonista masculino, comienza siendo un acosador escolar en la película. Acosa a varios y entre sus víctimas está Nishimiya, la protagonista femenina. Ella es sorda y aunque al principio parece que sus compañeros son comprensivos al respecto, luego veremos que se transforma en un acoso y una indiferencia constante hacia aquello que les resulta complicado de entender y hacia alguien con quien les resulta difícil interactuar. Pero tampoco ponen demasiado de su parte para poder ponerse en el lugar de ella, cuando por ejemplo en el colegio se propone el aprendizaje del lenguaje de señas, sólo una compañera se interesa por aprenderlo así puede Nishimiya sentirse menos excluida en cuanto a la interacción con los demás.

La soledad es un punto fuerte de la película. La mirada del otro también. Y la culpa. La culpa desde muchos ángulos, desde la víctima y desde el victimario, porque nadie se exime de la culpa y de lo que esta conlleva. No hay nada más corrosivo que sentirse culpable de algo y que ese algo esté en el pasado pero no sepas cómo remediarlo más que con una máquina del tiempo, que por supuesto nadie tiene en esta película. La única máquina del tiempo es la realidad y el esfuerzo por salir a la luz de cada uno de los personajes. El dolor por el error, por la ignorancia del otro, por el hecho de necesitar un abrazo y un amigo son lo más humano que hay y esta película lo lleva hacia un punto de sensibilidad sublime.

Otro de los temas tratados, bastante sutilmente, es el suicidio adolescente, que en Japón es moneda corriente (recomiendo, a raíz de esto, ver Orange, un anime hermoso con personajes totalmente entrañables). La desesperanza y el hecho de creer que uno no merece la felicidad que le toca es también una característica presente en los personajes de la película. El autoboicot, también llameando en el film, es bastante común cuando uno siente que, en realidad, esas pequeñas chispas de vida son producto del azar maltrecho y no del destino, que nos dice: “Esto es tuyo, cada sonrisa es merecida”. Los grupos de amigos que se forman en la película son totalmente adorables y a pesar de que no se llega a conocer a fondo a algunos terminás encariñándote con el grupo entero.

Es una película que llama a la reflexión sobre el bullying, sus consecuencias, los arrepentimientos y el perdón. El perdón es una de las cosas más hermosas de esta película: el perdón a uno mismo y el perdón al otro, al que te hizo daño (en este punto la diferencio totalmente de 13 Reasons Why por ejemplo: esta película es todo lo que esa serie no es). El final es una cosa preciosa, resalto: preciosa. Los dibujos son fluidos y adorables, bien acorde a lo que quiere mostrar la película; con espacios melancólicos, silenciosos, dulces y arrulladores. El tempo es raro, pero no se me hizo pesada para nada; es bastante intimista y no vas a encontrar acción ni magia ni nada de eso, sólo personas creciendo y tratando de vivir consigo mismos a la par de que intentan mirarse al espejo y sonreírse. Una voz silenciosa: lo que queremos decir y no podemos, lo que queremos sacar de nuestro cuerpo para ser felices y no nos sale, lo que querríamos haber expresado en su momento y quedó en murmullos.

Les dejo el trailer:



Espero que les haya gustado la película si la vieron y quisiera saber qué opinan.

Les mando un beso enorme,


Puntuación







2 comentarios:

  1. Hola xiqueta!

    No se si sería capaz de aguantar más de dos horas de película, el anime no es muy de mi gusto. Pero si se a quien le gustaría...

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Tengo muchíiiiisimas ganas de ver esta película desde hace bastante, así que en nada me pondré a verla, ya que es de mi estilo.
    Besos y nos leemos <3

    ResponderEliminar

Copyright©Cosmoloe · Blog diseñado por Faith, trust & Magic